Saltar al contenido

CANTABRIA SOSTENIBLE rechaza rotundamente la nueva Ley del suelo

¡CANTABRIA EN PELIGRO! NO A LA LEY DEL CEMENTO
La nueva ley del suelo del Gobierno de Cantabria pretende extender la construcción generalizada de viviendas que la costa sufrió en el pasado, a todo el interior de Cantabria. El suelo rural o fértil, base de la vida y de la economía de la comunidad, se convertirá en mero espacio de especulación urbanística perdiendo su naturaleza y función.
La ley es insostenible ambiental y económicamente, porque degrada el espacio rural y el paisaje, destruyendo un recurso económico básico como es el suelo fértil. Apuesta por la economía improductiva de la especulación y construcción, en lugar de impulsar la economía productiva agraria, ganadera, forestal, agroalimentaria, turística y cultural, garantizando la adecuada ordenación del territorio.
El suelo rural en nuestra comunidad es un bien limitado y no renovable, que hay que preservar decididamente como recurso estratégico para el futuro de actividades e infraestructuras, y como soporte básico de políticas agroganaderas, forestales y de conservación de la biodiversidad y los ciclos naturales.
Que a lo largo de las últimas décadas haya disminuido progresivamente la población que trabaja en actividades del mundo rural, no significa que en el futuro no haya población dispuesta a hacerlo. Si durante siglos el suelo fértil de Cantabria se ha preservado para producir alimentos y servicios ecosistémicos, los poderes públicos tienen la obligación de garantizar su conservación a las generaciones futuras, en lugar de agotar definitivamente este recurso estratégico limitado construyendo en él.
Como los políticos de Cantabria han fracasado en consensuar un nuevo modelo productivo diverso, estable, digno y sostenible económica y ambientalmente a largo plazo, nos imponen su incapacidad promoviendo la indigna política de la destrucción irreversible de nuestro territorio rural, autorizando actividades y usos que otras comunidades rechazan, por ser contrarios a los principios más básicos de la ordenación territorial y la disciplina urbanística.
Mientras en el País Vasco y Asturias la construcción en suelo rural está estrictamente prohibida y limitada, Cantabria importa las peores prácticas del modelo urbanístico mediterráneo, apostando por la construcción generalizada y el turismo masivo, con sus consecuencias de destrucción ambiental y precariedad económica. La ausencia de ideas, de visión de futuro, y de dignidad, lleva a nuestros responsables políticos a vender y destruir el recurso identitario más valioso y característico de Cantabria: nuestro territorio rural.
Por la identidad de Cantabria. Por nuestra dignidad económica y ambiental.
NO A LA LEY DEL CEMENTO
¡DEFENDAMOS NUESTRA TIERRA!
Iniciativa CANTABRIA SOSTENIBLE (ARCA, Cantabristas, CNSV)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *